MERCADO CENTRAL Nº12

El arte más fresco y colorista
se cuela en el Mercado Central

Las Jornadas de Pintura en los Mercados de Zaragoza, de la mano de Rouge Bohème, han acercado a la clientela distintas obras

7

El arte se abre camino en los mercados de Zaragoza y, especialmente, en el Mercado Central. Del 18 al 20 de noviembre se celebraron unas Jornadas de Pintura en los Mercados de Zaragoza ´Arte Fresco`, desde la mañana hasta la noche. Esta iniciativa ha sido promovida por la Federación de Galerías de Alimentación y Mercados Detallistas de Zaragoza (ZAMAS) y el Ayuntamiento de Zaragoza con el comisariado artístico de Rouge Bohème.
Los artistas que han dado vida a estas intervenciones han sido Noelia Marín y Alain Larreina, que han dejado su sello en los mercados de Puerta Sancho, Delicias, Valdespartera, Las Fuentes y, por supuesto, el Mercado Central.
A la hora de llevar a cabo su trabajo se han planteado grandes formatos, como el de Valdespartera, de Alain Larreina, sobre cristal, que tiene unas dimensiones de 12 por 2,25 metros. Se trata de un bodegón de temporada muy llamativo.
En la fachada del Centro Comercial Delicias la intervención ha sido sobre muro. ´A mano`, se llama el trabajo, que también es de grandes dimensiones: 10 por 3 metros. En el Mercado Puerta Sancho, Alain Larreina trabaja distintas figuras sobre cristal, mientras que en Las Fuentes la obra ´De corazón y manzanas` se ha llevado a cabo sobre muro, cristal y una cámara frigorífica.
Finalmente, Noelia Marín es la autora de la intervención ´Cercanía` en el Mercado Central sobre lienzo de lino de 4,40 por 2,12 metros. En todos los casos, la técnica que se ha utilizado es acrílico.

Trabajo intenso
Natalia Rouge Bohème está al frente de la factoría de expresión artística y publicitaria de Aragón que ha impulsado estas jornadas de arte en los mercados de la mano de Noelia Marín y Alain Larreina.
La idea inspiradora ha sido un bodegón, del que han ido saliendo distintas piezas en las intervenciones en los mercados. El trabajo ha sido intenso. Así lo reconoce Noelia, que pasó bastantes horas trabajando sus obras, especialmente la del Mercado Central. “Me siento muy orgullosa de haber pintado en un escenario tan maravilloso; estuve por la noche, e incluso de madrugada, para no interrumpir la actividad normal del mercado, aunque tal vez lo más bonito fue poder trabajar de cara al público”.
La intervención ´Cercanía` se sitúa en uno de los pasillos laterales del Mercado Central, el que da a las calles San Blas, Predicadores y San Pablo. Mira al exterior, como queriendo simbolizar las ganas de acercarse a los vecinos del barrio y atraer su atención para que compren en sus puestos.
Casi todos los clientes que pasan por la zona se paran a ver la obra de Noelia. Ella explica que “en la composición no solo intervienen los alimentos que se venden en los puestos, sino que el foco también se pone en las manos que aparecen y que simbolizan la cercanía entre el vendedor y el cliente”.
Ella misma describe que el suyo es un estilo vanguardista en el que se mezclan el diseño gráfico más actual con el cubismo o el surrealismo.

Acercar el arte
Natalia Rouge Bohème valora muy positivamente estas jornadas “por lo que suponen a la hora de que la gente entienda cómo se trabaja una obra de arte y que, de alguna forma, participe en el proceso creativo”. A su juicio, estas intervenciones artísticas le dan un valor añadido a los mercados. “Han exigido mucha preparación previa y hay que entenderlas como un valor transversal que genera debate”.
Natalia también considera que con estos trabajos se consigue que la creación artística “salga de los museos y se acerque a los lugares donde las personas conviven en su día a día y realizan tareas tan cotidianas como hacer la compra”.
Además, en el caso del Mercado Central, “el edificio es una obra de arte en sí mismo, un escenario magnífico en el que a partir de estas actuaciones conviven y dialogan artistas y disciplinas diferentes”.
Según Natalia Rouge Bohème, “lo que también demuestra este proyecto de llevar el arte a los mercados es que la gente es muy sensible a este tipo de actuaciones y valora la belleza y las nuevas formas de plasmar diferentes valores. Eso, precisamente, es lo que queremos resaltar en nuestra factoría poniendo color a los mercados, que nos parece un auténtico hito”.

SUMARIOS
Las actuaciones artísticas en los mercados de Zaragoza tienen un valor transversal que genera debates

Noelia Marín es la autora de la intervención Cercanía en el Mercado Central sobre lienzo de lino de 4,40 por 2,12 metros

El arte más fresco y colorista
se cuela en el Mercado Central

Las Jornadas de Pintura en los Mercados de Zaragoza, de la mano de Rouge Bohème, han acercado a la clientela distintas obras

7

El arte se abre camino en los mercados de Zaragoza y, especialmente, en el Mercado Central. Del 18 al 20 de noviembre se celebraron unas Jornadas de Pintura en los Mercados de Zaragoza ´Arte Fresco`, desde la mañana hasta la noche. Esta iniciativa ha sido promovida por la Federación de Galerías de Alimentación y Mercados Detallistas de Zaragoza (ZAMAS) y el Ayuntamiento de Zaragoza con el comisariado artístico de Rouge Bohème.
Los artistas que han dado vida a estas intervenciones han sido Noelia Marín y Alain Larreina, que han dejado su sello en los mercados de Puerta Sancho, Delicias, Valdespartera, Las Fuentes y, por supuesto, el Mercado Central.
A la hora de llevar a cabo su trabajo se han planteado grandes formatos, como el de Valdespartera, de Alain Larreina, sobre cristal, que tiene unas dimensiones de 12 por 2,25 metros. Se trata de un bodegón de temporada muy llamativo.
En la fachada del Centro Comercial Delicias la intervención ha sido sobre muro. ´A mano`, se llama el trabajo, que también es de grandes dimensiones: 10 por 3 metros. En el Mercado Puerta Sancho, Alain Larreina trabaja distintas figuras sobre cristal, mientras que en Las Fuentes la obra ´De corazón y manzanas` se ha llevado a cabo sobre muro, cristal y una cámara frigorífica.
Finalmente, Noelia Marín es la autora de la intervención ´Cercanía` en el Mercado Central sobre lienzo de lino de 4,40 por 2,12 metros. En todos los casos, la técnica que se ha utilizado es acrílico.

Trabajo intenso
Natalia Rouge Bohème está al frente de la factoría de expresión artística y publicitaria de Aragón que ha impulsado estas jornadas de arte en los mercados de la mano de Noelia Marín y Alain Larreina.
La idea inspiradora ha sido un bodegón, del que han ido saliendo distintas piezas en las intervenciones en los mercados. El trabajo ha sido intenso. Así lo reconoce Noelia, que pasó bastantes horas trabajando sus obras, especialmente la del Mercado Central. “Me siento muy orgullosa de haber pintado en un escenario tan maravilloso; estuve por la noche, e incluso de madrugada, para no interrumpir la actividad normal del mercado, aunque tal vez lo más bonito fue poder trabajar de cara al público”.
La intervención ´Cercanía` se sitúa en uno de los pasillos laterales del Mercado Central, el que da a las calles San Blas, Predicadores y San Pablo. Mira al exterior, como queriendo simbolizar las ganas de acercarse a los vecinos del barrio y atraer su atención para que compren en sus puestos.
Casi todos los clientes que pasan por la zona se paran a ver la obra de Noelia. Ella explica que “en la composición no solo intervienen los alimentos que se venden en los puestos, sino que el foco también se pone en las manos que aparecen y que simbolizan la cercanía entre el vendedor y el cliente”.
Ella misma describe que el suyo es un estilo vanguardista en el que se mezclan el diseño gráfico más actual con el cubismo o el surrealismo.

Acercar el arte
Natalia Rouge Bohème valora muy positivamente estas jornadas “por lo que suponen a la hora de que la gente entienda cómo se trabaja una obra de arte y que, de alguna forma, participe en el proceso creativo”. A su juicio, estas intervenciones artísticas le dan un valor añadido a los mercados. “Han exigido mucha preparación previa y hay que entenderlas como un valor transversal que genera debate”.
Natalia también considera que con estos trabajos se consigue que la creación artística “salga de los museos y se acerque a los lugares donde las personas conviven en su día a día y realizan tareas tan cotidianas como hacer la compra”.
Además, en el caso del Mercado Central, “el edificio es una obra de arte en sí mismo, un escenario magnífico en el que a partir de estas actuaciones conviven y dialogan artistas y disciplinas diferentes”.
Según Natalia Rouge Bohème, “lo que también demuestra este proyecto de llevar el arte a los mercados es que la gente es muy sensible a este tipo de actuaciones y valora la belleza y las nuevas formas de plasmar diferentes valores. Eso, precisamente, es lo que queremos resaltar en nuestra factoría poniendo color a los mercados, que nos parece un auténtico hito”.

SUMARIOS
Las actuaciones artísticas en los mercados de Zaragoza tienen un valor transversal que genera debates

Noelia Marín es la autora de la intervención Cercanía en el Mercado Central sobre lienzo de lino de 4,40 por 2,12 metros