MERCADO CENTRAL Nº12

El Mercado más solidario de la mano
del Ayuntamiento y la Fundación Ozanam

Un proyecto piloto busca ayudar a 100 familias vulnerables del barrio de San Pablo para mejorar su alimentación y que se acerquen a los productos de proximidad

7

El proyecto piloto de Mercado Cercano 2022 es una acción o proyecto piloto promovido y gestionado por la junta municipal y el plan integral del Casco Histórico con la colaboración de la Fundación Ozanam y la Asociación de Detallistas.
Su finalidad es beneficiar o ayudar a familias desfavorecidas de un barrio necesitado de apoyos y acciones de mejora. Y, en segundo lugar, apoyar al pequeño comercio de proximidad que representan los detallistas del Mercado Central. La asociación que los representa fue la que propuso esta iniciativa y la Fundación Ozanam la que planteó una línea operativa y realizable conjuntamente con el Mercado Central como suministrador, y coordinada por el Ayuntamiento.
“Esta iniciativa consiste en ayudar a 100 familias vulnerables, de escasos recursos, que están en programas de servicios sociales del barrio de San Pablo para mejorar su alimentación”, comenta el director de Acción Social de la Fundación Ozanam, Chema Lamana.
Esta entidad tiene una amplia experiencia en el sector y el impacto de la ayuda, que se va a desarrollar durante los meses de diciembre y enero, está previsto que llegue a más de 350 personas. “Se plantea desde la perspectiva de complementar el trabajo de intervención socioeducativa con el apoyo a la mejora de la alimentación de sus hijos y de toda la familia desde la perspectiva de una alimentación saludable”, prosigue.
El presidente de la junta de distrito del Casco Histórico, Alfonso Mendoza, comenta que “el presupuesto destinado es de 10.000 euros que provienen del Plan Integral del Casco Histórico y las familias que participan reciben la cantidad de 100 euros para la compra de productos en el Mercado Central”.
En el marco de esta acción, “las familias realizan el gasto de forma directa y autónoma y el Mercado pone a su disposición toda la información sobre productos, precios, descuentos y ventajas que pueden tener, que en buena medida ya conocen al acudir a él de forma más o menos cotidiana”, explica la presidenta de la asociación de detallistas, Esther Pérez.

Mecanismos
El equipo de Fundación Ozanam recoge los tickets de los puestos del Mercados para comprobar el cumplimiento de las condiciones de la ayuda. Desde esta entidad se tiene confianza plena en que la gran mayoría de las familias cumplen con los requisitos exigidos con total normalidad, y se agradece que se les dote de autonomía y confianza para realizar sus compras dentro del Mercado Central de forma responsable.
Una vez finalizada la parte económica se elaborará un informe de seguimiento y resultados relativo a las características de los beneficiarios de la ayuda, las actividades complementarias realizadas alrededor de la alimentación saludable, la educación alimentaria y la relación con la salud, así como la documentación que refleje la realización de las aportaciones a las familias.

Productos de proximidad
Desde las tres entidades participantes se valora la apuesta por una mejora de la alimentación en un segmento de población que tiene escaso y limitado acceso a este tipo de productos de proximidad en sus mercados o comercios de cercanía. “A mismo tiempo –asegura el concejal Alfonso Mendoza– estamos apoyando al mantenimiento y desarrollo del pequeño comercio de un barrio que tradicionalmente ha sido comercial”.
Chema Lamana también destaca que esta acción está relacionada con el cuidado de las familias, la protección de la infancia y de la juventud, la asistencia a la tercera edad y a minorías étnicas, refugiados y aislados, transeúntes, y a personas con cargas familiares no compartidas. “En definitiva –prosigue– es una intervención social comunitaria, de barrio y familiar, que se concreta en la prestación de servicios de alimentación”.

Otras medidas
Esta iniciativa se complementa con otras medidas de ámbito municipal que van más allá del programa de ayudas de urgencia. En concreto, el apoyo que se presta al Banco de Alimentos de Zaragoza, cuya zona logística está en Mercazaragoza.
En el caso del Casco Histórico, la junta distrito, a través del PICH, mantiene un acuerdo con la parroquia de San Pablo para el proyecto de mejora de reparto de alimentos denominado ´Supermercado social`, ubicado en la calle San Blas. Este proyecto parroquial se plantea desde la experiencia de reparto clásico de alimentos, mejoras de la acción basadas en el cambio de gestión de los recursos y los procesos de acción con las personas destinatarias.
También en el distrito se apoyan dos actuaciones relevantes: la labor social de la Fundación San Blas en su programa de atención a personas sin hogar, y la meritoria y discreta presencia del proyecto de ´Duchas y Lavadoras` que se ubica en esta misma calle y complementa las acciones de alimentación referidas.

El Mercado más solidario de la mano
del Ayuntamiento y la Fundación Ozanam

Un proyecto piloto busca ayudar a 100 familias vulnerables del barrio de San Pablo para mejorar su alimentación y que se acerquen a los productos de proximidad

7

El proyecto piloto de Mercado Cercano 2022 es una acción o proyecto piloto promovido y gestionado por la junta municipal y el plan integral del Casco Histórico con la colaboración de la Fundación Ozanam y la Asociación de Detallistas.
Su finalidad es beneficiar o ayudar a familias desfavorecidas de un barrio necesitado de apoyos y acciones de mejora. Y, en segundo lugar, apoyar al pequeño comercio de proximidad que representan los detallistas del Mercado Central. La asociación que los representa fue la que propuso esta iniciativa y la Fundación Ozanam la que planteó una línea operativa y realizable conjuntamente con el Mercado Central como suministrador, y coordinada por el Ayuntamiento.
“Esta iniciativa consiste en ayudar a 100 familias vulnerables, de escasos recursos, que están en programas de servicios sociales del barrio de San Pablo para mejorar su alimentación”, comenta el director de Acción Social de la Fundación Ozanam, Chema Lamana.
Esta entidad tiene una amplia experiencia en el sector y el impacto de la ayuda, que se va a desarrollar durante los meses de diciembre y enero, está previsto que llegue a más de 350 personas. “Se plantea desde la perspectiva de complementar el trabajo de intervención socioeducativa con el apoyo a la mejora de la alimentación de sus hijos y de toda la familia desde la perspectiva de una alimentación saludable”, prosigue.
El presidente de la junta de distrito del Casco Histórico, Alfonso Mendoza, comenta que “el presupuesto destinado es de 10.000 euros que provienen del Plan Integral del Casco Histórico y las familias que participan reciben la cantidad de 100 euros para la compra de productos en el Mercado Central”.
En el marco de esta acción, “las familias realizan el gasto de forma directa y autónoma y el Mercado pone a su disposición toda la información sobre productos, precios, descuentos y ventajas que pueden tener, que en buena medida ya conocen al acudir a él de forma más o menos cotidiana”, explica la presidenta de la asociación de detallistas, Esther Pérez.

Mecanismos
El equipo de Fundación Ozanam recoge los tickets de los puestos del Mercados para comprobar el cumplimiento de las condiciones de la ayuda. Desde esta entidad se tiene confianza plena en que la gran mayoría de las familias cumplen con los requisitos exigidos con total normalidad, y se agradece que se les dote de autonomía y confianza para realizar sus compras dentro del Mercado Central de forma responsable.
Una vez finalizada la parte económica se elaborará un informe de seguimiento y resultados relativo a las características de los beneficiarios de la ayuda, las actividades complementarias realizadas alrededor de la alimentación saludable, la educación alimentaria y la relación con la salud, así como la documentación que refleje la realización de las aportaciones a las familias.

Productos de proximidad
Desde las tres entidades participantes se valora la apuesta por una mejora de la alimentación en un segmento de población que tiene escaso y limitado acceso a este tipo de productos de proximidad en sus mercados o comercios de cercanía. “A mismo tiempo –asegura el concejal Alfonso Mendoza– estamos apoyando al mantenimiento y desarrollo del pequeño comercio de un barrio que tradicionalmente ha sido comercial”.
Chema Lamana también destaca que esta acción está relacionada con el cuidado de las familias, la protección de la infancia y de la juventud, la asistencia a la tercera edad y a minorías étnicas, refugiados y aislados, transeúntes, y a personas con cargas familiares no compartidas. “En definitiva –prosigue– es una intervención social comunitaria, de barrio y familiar, que se concreta en la prestación de servicios de alimentación”.

Otras medidas
Esta iniciativa se complementa con otras medidas de ámbito municipal que van más allá del programa de ayudas de urgencia. En concreto, el apoyo que se presta al Banco de Alimentos de Zaragoza, cuya zona logística está en Mercazaragoza.
En el caso del Casco Histórico, la junta distrito, a través del PICH, mantiene un acuerdo con la parroquia de San Pablo para el proyecto de mejora de reparto de alimentos denominado ´Supermercado social`, ubicado en la calle San Blas. Este proyecto parroquial se plantea desde la experiencia de reparto clásico de alimentos, mejoras de la acción basadas en el cambio de gestión de los recursos y los procesos de acción con las personas destinatarias.
También en el distrito se apoyan dos actuaciones relevantes: la labor social de la Fundación San Blas en su programa de atención a personas sin hogar, y la meritoria y discreta presencia del proyecto de ´Duchas y Lavadoras` que se ubica en esta misma calle y complementa las acciones de alimentación referidas.